Publicado el

Productos de madera vintage online

Si decidimos ambientar nuestra casa al estilo vintage de los años dorados, debemos saber que las opciones son infinitas junto con la calidez de la madera…

Decoración de interiores con estilo vintage en madera

Dos de las características que más destacan en las piezas vintage son: que fueron creadas con técnicas que ya no se realizan y que están fabricadas con materiales que hoy en día no se suelen emplear. Esto demuestra la buena calidad del objeto en cuestión. Porque si ha durado tanto y se ha mantenido bien, quiere decir que aguantará mucho más, que es algo muy resistente. Cuando nos referimos al estilo vintage, estamos hablando de un producto que tiene más de 40 años, o sea que pertenece a la franja que va desde los años 20 hasta los 80 aproximadamente. Después de los 80 ya se lo llama “retro» y esto se extiende hasta finales de los 90. El vintage genuino lo hallaremos en cosas de aquellas épocas pero que aún funcionan o mantienen intacto su aspecto. También en muebles o aparatos que han sido restaurados pero que guardan toda su esencia. A veces nos encontramos con artículos que imitan el estilo, es decir que se han fabricado en el presente pero con los detalles anticuados y formas desgastadas. Estos también se pueden considerar adornos vintage, solo que serán mucho más baratos que los originales, por supuesto.

Decoración vintage en nuestro hogar

La idea de la decoración vintage empieza alrededor de los años 90. Si buscamos una pieza en concreto, descubriremos que son bastante difíciles de encontrar. Pero en nuestra tienda online encontraras todo tipo de objetos fabricados en madera con los que podrás decorar tus ambientes sin ningún esfuerzo. Cuando decidimos ambientar nuestra casa en los años 40 y 50, debemos tener en cuenta que las opciones son infinitas. Ya que podemos optar por detalles muy simples, como colocar unos tiradores de cerámica en los cajones de nuestra cómoda, o bien amueblar una habitación entera con mobiliario de aquellos años. El cambio se notará enseguida de una manera o de otra. Porque se trata de un estilo muy característico y especial. Una de las ventajas de este tipo de decoración, es que podemos combinarla con muebles y adornos modernos, y seguirá quedando bien igualmente. Ese contraste es, quizás, una de las cualidades que lo vuelve tan funcional, dado que es un estilo versátil y fácil de adaptar adonde más nos guste. La personalización de nuestro espacio escogido es lo que definitivamente lo volverá único interesante. Existen miles de accesorios y complementos para lograrlo. Y no necesitas más que tomarte el tiempo de navegar por nuestras páginas, y esperar a recibirlo en la comodidad de tu hogar.

Paleta de colores vintage

Se permite ser creativo jugando con los típicos colores vintage. La gama más conocida es la de los colores pastel, el rosa y el azul principalmente. Pero hay otros que también han tenido mucha influencia. Desde los tonos neutros y sobrios, hasta los colores vivos y fuertes. Todo depende de la habitación a decorar y el ambiente que pretendas crear en ella. En una habitación juvenil, encajarían perfectamente los colores fuertes. Mientras que en un baño, la madera gastada seria la estrella y protagonista, junto con el color cobre para los grifos y el blanco quebrado de los sanitarios. Para un dormitorio de pareja, podríamos inclinarnos por conseguir un aire romántico, con muebles en tonos suaves, una manta hecha a mano y un baúl antiguo, tapizado, a los pies de la cama. En los pasillos también se pueden lograr grandes cambios. Contamos con estanterías vintage de madera o hierro, bombillas colgando y algún espejo antiguo o un cuadro con marco dorado en relieve, que le otorgue el toque cálido. La cocina es otro tema. Aquí hay tantas opciones que te resultara muy difícil decidirte por una en concreto. Hablamos de azulejos con formas geométricas en colores azules y verdes, cajas de madera al natural para almacenaje, alguna alfombra rayada y colorida, completándolo todo con unas, sartenes y ollas colgadas a la vista adornando la pared. En el salón, solamente con una vajilla vintage podemos crear una sensación de años 60 incomparable. Y ni hablar si optamos por comprar un sofá de color hueso, por ejemplo, estampado con rosas grandes. La parte de la casa en la que más podemos explayarnos es el comedor, porque aquí podemos jugar con más formas, texturas y colores. En el salón puede quedar bien tanto una máquina de coser como una de escribir, en color negro desde siempre. Y además, tenemos más sitios adonde decorar: las paredes, que pueden estar pintadas o empapeladas, una vieja lampara en el rincón, el sillón con unos cojines bordados, la mesa de centro en madera lacada, o una mesilla auxiliar con ruedas. También es un buen lugar para exponer nuestros aparatos eléctricos vintage. Desde los famosos tocadiscos hasta las radios antiguas, teléfonos analógicos o algún artilugio extraño rescatado en el tiempo. Como ya dijimos, las opciones son infinitas.

Diferencia entre el estilo vintage y el estilo retro

Suele suceder que damos por hecho que ambas palabras significan lo mismo. Pero como te explicábamos más arriba, cada una tiene su significado y abarcan diferentes épocas. Para que quede más claro, cronológicamente hablando, primero esta lo vintage, que llega hasta los años 80, y a partir de ese momento empieza lo retro. Para mostrar un ejemplo muy sencillo, podríamos decir que los casetes y los walkman representan algo retro, mientras que la máquina de coser de la abuela sería algo vintage al 100 por ciento. En el estilo vintage abundan los colores apagados y opacos, y en el estilo retro los colores fluorescentes era lo que más destacaba. Entra en nuestra tienda y déjate sorprender por la magia del estilo vintage!!

Vintage VS Shabby Chic

Otro estilo que va muy de la mano con el vintage es el que se conoce como «shabby chic». Pero que presenta una estética campestre, es extremadamente femenino y está lleno de candelabros y estampados de rosas. Siendo sus tonos más limitados: blanco, beige y algunos pasteles. Aun así se pueden fusionar perfectamente sin miedo a que se vean mal o desubicados si están unidos. Digamos que se complementan y pueden convivir ambos en un mismo ambiente sin ningún inconveniente.